Trabajando con la Comunidad

La filosofía de la afirmación de la libre determinación, empoderamiento comunitario, y espiritual/cultural ha estado en el centro de nuestro desarrollo de los servicios y sigue impregnando todos los aspectos de la organización. Esta filosofía se basa en una perspectiva basada en las fortalezas y articula en varios conceptos de justicia social y cultural.

Nuestra Historia

En los 1970’s, el Movimiento Chicano inspiró a toda una generación de Chicanos y Latinos a analizar su estatus socioeconómico, las instituciones que eran inaccesibles a ellos, y el valor negativo de las culturas Latinas en la sociedad dominante. Dentro de las instituciones de salud mental, no había un papel para las comunidades culturales, prácticas de inclusión, o intervenciones basadas culturalmente. Sicólogos típicamente ignoraban los factores fuertes de resistencia que la familia y cultura podían ofrecer. Tampoco distinguían entre enfermedades individuales y fuerzas externas como el racismo.

Historical IFR photoFue dentro de este contexto que un grupo pequeño de dedicados Chicanos y Latinos que creían que era importante construir instituciones de la comunidad auto-determinadas. Jóvenes, idealistas, y fuertemente dedicados a server la comunidad Latina, este grupo basado de San Francisco vio que muchas instituciones de salud no tan sólo negaban tratamiento efectivo a los Latino, sino que prácticas culturalmente analfabetas que no permitían factores que estimulan la curación. A pesar de la importancia de la familia en la cultura Chicana/Latina, no había servicios que ayudaban a familias necesitadas o que promovían familias saludables.

Este grupo trabajó para conceptualizar un marco completamente nueve que incorporaba prácticas basadas de la comunidad. Intervenciones tenían que ser integradas culturalmente—tenían que resonar dentro de la cultura de la comunidad servida. La diversidad de las culturas Latina requería algo que fuera más que las metodologías que “un tamaño para todos.” Tradiciones indígenas tenían que ser mezcladas a la perfección con los enfoques psicológicos modernos y alternativos. Planes de tratamiento necesitaban distinguir cuando el sufrimiento de un cliente era debido a fuerzas externas o de otros tipos de enfermedades mentales. Como activistas de la comunidad, este grupo tenía una visión de hacer más que sólo tratar enfermedades; ellos querían ser proactivos en promover la salud y el bienestar de su comunidad.

En 1978, este grupo se convirtió en los miembros fundadores de Instituto Familiar de la Raza—la primera clinica de salud mental integrada y a base de la comunidad de San Francisco. Con nada más que su dedicación a servir las necesidades de salud mental de la comunidad Latina, los fundadores de Instituto comenzaron a implementar su visión. No tenían dinero, espacio de oficina, ni empleados. Mirando hacia la comunidad para apoyo, ellos implementaron su propia intervención cultural: vendieron tamales hechos en casa por las calles del Distrito de la Misión hasta que tuvieron suficiente dinero para un espacio de oficina. Empezando con tan sólo una donación, un empleado pagado, y voluntarios, ellos crearon una organización de la comunidad que ahora atiende a más de 3,500 niños, jóvenes, adultos, y familias cada año.

Los Principios Que Guían a IFR

Desde su fundación, IFR ha sido guiado por tres principios básicos que constituyen el marco de inspiración para nuestro trabajo. Estos incluyen:
Tú eres mi otro yo:Esta enseñanza indígena de las Americas reflejan la conexión profunda y la interdependencia que tenemos uno al otro y a todo que es natural a nuestro alrededor. Nos une juntos como una comunidad, sin tener en cuento nuestro estatus individual en el mundo. Consecuentemente, nuestra salud y bienestar colectiva es una responsabilidad de la comunidad. Nuestras acciones o inacciones afectan nuestro bienestar y el de nuestra comunidad.
La cultura cura: La cultura es un filtro a través del cual nuestra visión del mundo, incluyendo la salud y el bienestar, está definido y experimentado. Dentro de todas las culturas, hay recursos inherentes– habilidades de afrontamiento, factores de resiliencia, las prácticas saludables y tradiciones—que son esenciales para vivir una vida equilibrada. IFR integra enfoques de base cultural que promueven el desarrollo de una identidad cultural saludable y capacidad de recuperación y resistencia.
Sí se puede:Inspirado por la lucha por la lucha de los United Farmworkers (Campesinos Unidos) por la justicia social, y l habilidad personal y colectiva para superar la adversidad, este principio refleja nuestro espíritu determinado como individuos y como una comunidad.

Abogamos y nos comprometemos a lo siguiente por nuestros clientes:

  • Clientes deben de poder obtener servicios para sus problemas sin tener que superar problemas adicionales asociados con la inhabilidad del proveedor de comunicarse en español o de entender la cultura de la raza en los Estados Unidos.
  • Clientes deben de poder obtener servicios para sus problemas sicológicos actuales sin ser sujetados a imposiciones culturales sin consentimiento ni solicitud.
  • Clientes con necesidades especiales asociadas con estatus migratorio reciente, el choque cultural, conflicto intercultural y/o la pobreza deben de poder obtener ayuda de personas expertas con tratar estos problemas.

Mural con circulo de familia y raices de arbol

Suscríbete a nuestro boletín de noticias